Los que por alguna razón leen

lunes, 14 de noviembre de 2011

A veces paradoja. A veces consecuencia


Imagen de la Web



A veces te deseo lejos,
Pero me da miedo de que sea por siempre.
A veces no deseo tus ojos
Ni tu olor a mujer y a fruta silvestre.

Pero ahí estás:
Como plomo en mi conciencia.
Siendo cárcel y libertad
Siendo tortura y complacencia.

A veces paradoja
A veces consecuencia.

Publicar un comentario