Los que por alguna razón leen

lunes, 10 de octubre de 2016

De Amor y Otras Enfermedades.





No me mires.

Mis ideas me sobrepasan,

se escapan por mis ojos y a veces emiten ruidos  que agitan mi lengua.

No intentes entrar en mi mente. Mis ideas son muy locas,

propias del trastorno emocional de quien no es sensato.

No me mires porque mi desnudes es evidente,

y mis depravaciones podrían horrorizar tu conservadora moral.



-          Que quieres entrar: no te lo recomiendo. Pero hazlo si eres capaz de cruzar la puerta.



Antes de todo déjame advertirte que no es fácil caminar

por los escondrijos nefastos de mis pensamientos.



Te verás de formas que solo yo te imagino

y que en mis ideales retorcidos eres la doncella lasciva de mis fantasías.

Te verás cayendo en caída libre,

degollada, maltratada.

En un altar lleno de flores y ofrendas,

cuan ISIS atrapada en los brazos de OSIRIS.

Te verás amarrada, y extasiada,

volaras por los cielos y disfrutarás a mi lado del viento.

Lo serás todo y nada al mismo tiempo.



Serás santuario he infierno… dentro de mi propio infierno.

Te deslizaras por el tobogán que baja a mis injurias

para quedar encarcelada en mis ultrajes

en mis abominables delirios,

en esos que solo una mente enferma es capaz de ejecutar,

serás presa del lobo, en la ternura de un niño

Que desgarrará tus vergüenzas y te devolverá

a la cruda realidad de vivir como un común mortal.
Publicar un comentario