Los que por alguna razón leen

lunes, 25 de abril de 2011

Solía creer




Recuerdo que cuando era niño, pensaba que para el año 2000 existirían autos voladores, y que mi casa estaría en una torre alta, al más puro estilo supersónicos. Fantaseaba con que la esquina de mi casa, dejaría ser esa esquina alegre en la cual jugábamos fútbol con los muchachos, rompiéndole las rosas a la señora Maggi con cada balón que caía en su césped y se transformaría es un lúgubre lugar por donde, cada noche pasaría un coche como el delorean que usaba Martin en (Volver al futuro) camino el pasado o al futuro.
Un día mi madre me explico que para ese año, no sucedería nada de lo que yo imaginaba. Me dijo que no existirían autos voladores y que ni siquiera tendríamos uno. También me dijo que para ese entonces ya seria grande y que tendría que seguir usando el micro.
Seguí imaginando cosas. Paso el tiempo, y mi madre no se equivocó. Al darme cuenta de eso, todo siguió igual, menos yo. Ya no imaginaba cohetes voladores y viajes a la luna. Imaginaba una vida feliz y perfecta (vida de adultos)
Al poco tiempo, me tomo nuevamente mi madre, y me dijo: ¡Eres muy niño, fracasaras!
Desde aquel instante ya no sueño. ¡Sólo vivo!
Publicar un comentario